Las terapias basadas en las neurociencias

La aplicación de las técnicas de neurociencias es un proceso que persigue la adquisición de habilidades de autorregulación que ponen en relación y conexión nuestra mente y cuerpo.

PSICOTERAPIA & TRAUMA INSTITUTE

Las neurociencias en terapia

La aplicación de las técnicas de neurociencias es un proceso que persigue la adquisición de habilidades de autorregulación que ponen en relación y conexión nuestra mente y cuerpo.

El aprender a reconocer cómo respondemos a nivel biológico a las diferentes situaciones cotidianas o extraordinarias nos puede permitir observarlas y acogerlas para ponerlas a trabajar a nuestro favor.

Gracias a las técnicas de neurociencia, nos familiarizamos con nuestras reacciones psicofisiológicas asociadas a las situaciones de tensión (rabia, nervios, ansiedad, etc.), y aprendemos a gestionarlas de una mejor manera sin que estas nos atrapen o dificulten nuestro empeño.

En los últimos años, se han realizado diversas investigaciones en el campo de las neurociencias aplicadas en innovadoras técnicas que prometen producir un alivio efectivo y llegar dónde las terapias tradicionales no han tenido éxito. Entre estos nuevos abordajes, unos de los que más reconocimiento estan ganando son el Neurofeedback y el Biofeedback.

 

Para sentirnos bien físicamente entrenamos nuestros músculos para mejorar su funcionamiento. De la misma manera, podemos entrenar nuestro cerebro para mejorar nuestro rendimiento mental, nuestra concentración, nuestra memoria y agilizar nuestro pensamiento.

 

El Neurofeedback y el Biofeedback

El Neurofeedback y el Biofeedback son unas técnicas innovadoras basadas en la neurociencia que nos permiten conocer el funcionamiento de nuestro cerebro y entrenarlo para que desarrolle su máximo rendimiento. Nos aportan una mayor flexibilidad y capacidad para afrontar el estrés, la ansiedad y la depresión, así como también sirven para aumentar la concentración y potenciar nuestras habilidades en el ámbito laboral, deportivo, académico y escolar.

Gracias a la tecnología puntera de nuestro equipamiento y a la eficaz intervención de nuestro equipo profesional, la terapias en neurociencias permiten cuantificar y comprender el funcionamiento cerebral de nuestros clientes y nos aportan herramientas para regularlo y superar dificultades emocionales y relacionales o potenciar sus habilidades.

Integramos para ello los conocimientos del modelo sistémico, los enfoques de Reprocesamiento Neurológico de la Experiencia Traumática y las Neurociencias para activar procesos que permitan alcanzar el óptimo desarrollo personal incidiendo en el ámbito educativo, empresarial y en la vida diaria.

¿Cómo funciona?

 

  • Toma de contacto con el cliente
  • Mapeo cerebral a través de un gorro con sensores
  • Diagnóstico de las ondas cerebrales para determinar el tratamiento o entrenamiento

 

Para conocer con precisión los focos de entrenamiento, se realiza una evaluación integral clínica y sintomatológica del estado actual de la persona mediante una entrevista con nuestros profesionales para luego contrastar la información mediante un Mapeo cerebral o Electroencefalograma Cuantitativo.

La información de la actividad cerebral se obtiene mediante la colocación de un gorro con 19 sensores en el cuero cabelludo, a través de los cuales se registran en tiempo real los patrones eléctricos de las ondas cerebrales (semejante a cuando un médico escucha el latido del corazón desde la superficie de la piel).

El electroencefalograma (EEG) es el mejor instrumento para medir la actividad cerebral de manera directa e indolora cuantificando la actividad de las diferentes ondas cerebrales. Este registro se utiliza para establecer bajo qué factores (voltaje, frecuencia, interconexión) está funcionando el cerebro identificando los diferentes patrones de interacción neuronal.

Durante un entrenamiento típico, se colocan sensores en el cuero cabelludo y en los lóbulos de las orejas. De la misma manera que en la fase previa de evaluación, los sensores detectan y trasmiten la actividad de las ondas cerebrales al sistema de registro que, a su vez, generará una señal de retroalimentación auditiva (un tono o música) y visual (imagen o vídeo) de la actividad cerebral, para que la persona pueda conocer en todo momento las consecuencias de su trabajo.

Las sesiones de entrenamiento están diseñadas para enseñar y entrenar a la persona para modificar progresivamente su patrón de funcionamiento cerebral. La persona será capaz de ver y corregir sus propias ondas, recibiendo un refuerzo (estímulo positivo) cuando la tarea se haga correctamente. El refuerzo suele ser la activación de vídeos, películas, sonidos o incluso videojuegos. Al principio, los cambios son a corto plazo, pero gradualmente se vuelven permanentes. Con la práctica continuada, pueden conseguirse nuevos patrones de actividad cerebral más saludables en la gran mayoría de personas.

Las sesiones de entrenamiento tienen una duración aproximada de entre 40 y 60 minutos. El número de sesiones necesarias para conseguir los objetivos marcados dependerá de:

  • Las condiciones iniciales evaluadas en cada persona.
  • La motivación y disciplina del consultante para asistir a las sesiones y seguir las recomendaciones de los profesionales con los que se está trabajando (alimentación, ejercicio físico, pautas de sueño, etc.).

¿Para quién va dirigido?

Esta técnica puede ser realizada por personas desde los 6 años en adelante. Sus aplicaciones son diversas, ya que tanto puede ser utilizada como un método preventivo, de potenciación o como un tratamiento terapéutico.

Infancia

 

  • Padres y madres que quieran aprender a estimular la inteligencia y las habilidades emocionales y relacionales de sus hijas e hijos en edad preescolar.

 

  • Niñas y niños en edad escolar y adolescentes que quieran mejorar su rendimiento académico, atención, concentración y memoria, así como reforzar y favorecer los mecanismos de aprendizaje óptimos.

 

  • Niñas y niños en edad escolar y adolescentes diagnosticados con Déficit de Atención e Hiperactividad.

Adultos

  • Personas adultas que quieran mejorar en su trabajo, para mejorar su concentración, memoria o velocidad de pensamiento.

 

  • Para modular y a aprender a autorregular estados emocionales complejos que impiden tener una sensación de bienestar.

 

  • Deportistas tanto de alto rendimiento como aquellos que quieran mejorar su desempeño y expandir su potencial.

 

  • Personas sénior que estén atravesando un deterioro de sus funciones ejecutivas (pérdidas de memoria, de orientación o lentitud en el pensamiento), o bien quieran prevenir o ralentizar el envejecimiento natural del cerebro.

 

  • Personas con dolencias y enfermedades físicas o psicológicas que quieran mejorar su capacidad cognitiva y de gestión emocional afectada por la misma dolencia o como efecto colateral de tratamientos farmacológicos de larga data.

¿Cuáles son los beneficios?

  • Reduce al mínimo el desgaste físico y psicológico.
  • Mejora la calidad del sueño
  • Mejora las relaciones interpersonales.
  • Induce al equilibrio emocional.
  • Aumenta la motivación.
  • Mejora el potencial mental
  • Mejora la autoestima
  • Mejora la seguridad personal
  • Mejora la memoria
  • Mejora la concentración
  • Desarrolla las habilidades que son necesarias para tener un óptimo proceso de aprendizaje en los estudiantes
  • Despierta la inteligencia en edades tempranas
  • Se crean nuevas redes neuronales
  • Mejora el rendimiento académico
  • Mejora el rendimiento laboral
  • Disminuye las dificultades para hacer las actividades diarias
  • Previene el deterioro cognitivo de las personas mayores
  • Ayuda a tener recursos y herramientas para aprender y pensar con más claridad
 

¿Tienes dudas?

Consúltanos y te asesoraremos

634 308 431

¿Quieres saber más?

Te llamamos

    ¿Quieres saber más?

    Reserva tu consulta 

    Nos ponemos en contacto contigo lo antes posible.